ECONOMÍA COLABORATIVA: LA NUEVA REVOLUCIÓN

septiembre 29, 2020 4 Tiempo de lectura

ECONOMÍA COLABORATIVA: LA NUEVA REVOLUCIÓN

 

Cuando buscas información en Wikipedia, compartes tu ubicación en Waze o realizas tus compras a través de Internet, lo que estás haciendo es economía colaborativa. En pocas palabras, un modelo económico que conecta consumidores con oferentes de servicios. Claro que cuando este fenómeno comenzó, no tenía nombre. Porque más allá de ser una moda o tendencia, lo que está ocurriendo es una transformación cultural a nivel global.

 Fue en 2010, cuando Rachel Botsman y Roo Rogers, dos académicos norteamericanos de importante trayectoria, visibilizaron este cambio a través de una publicación tituladaWhats Mine is Yours: The Rise of Collaborative Consumption” (lo que es mío es tuyo: el aumento del consumo colaborativo). Lo hicieron con un ejemplo tan alarmante como realista: “Un niño nacido en una familia estadounidense de clase media, consumirá en sus primeros ocho años de vida dos millones y medio litros de agua, la madera de mil árboles, 21.000 toneladas de petróleo, 220.000 kilos de acero y 800.000 vatios de energía eléctrica (…). Si todos vivieran como un niño americano promedio, necesitaríamos cinco planetas para mantenerlos a lo largo de sus vidas”.

 Si todos vivieran como un niño americano promedio, necesitaríamos cinco planetas para mantenerlos a lo largo de sus vidas”.

 Nunca en la historia de la humanidad, nos habíamos enfrentado a este escenario. “Nacimos y nos criamos para compartir y cooperar. Y lo hicimos durante milenios, antes de que surgiera el hiperconsumismo del Siglo XX”, señala Botsman, en contraposición al ejemplo mencionado. Rogers agrega que de acuerdo a estudios realizados por sicólogos, el ser humano es sociable y cooperativo por naturaleza, encontrando respuestas empíricas y colaborativas a partir de los dos años de edad. Pero a los tres años, los niños comienzan a adaptarse a las normas culturales, presentando actitudes egoístas.

 El modelo económico del siglo XX es un reflejo de esta adaptación: compañías e instituciones verticales, jerárquicas y centralizadas, basadas en la desconfianza y en donde el consumidor es un elemento más de la tríada “comprador - vendedor - propietario”. Pero la crisis financiera de 2008 fue el punto de inflexión para retomar el rumbo: Una burbuja inmobiliaria producida en Estados Unidos dos años antes, derrumbó el castillo de naipes a nivel global. La diferencia respecto de crisis anteriores, fue que ocurrió en plena era digital.

 

CULTURA COLABORATIVA

 

Como un acto de equilibrio frente al descalabro económico, las redes sociales favorecieron el encuentro de personas que comparten intereses y propósitos. Este sentido de comunidad impulsa naturalmente el intercambio, estableciendo la relación entre personas y acciones en torno a un propósito bien establecido. En este escenario, el ser humano y su calidad de vida son el eje de todo. Y la colaboración se aplica en cada nivel: transporte, vivienda, financiamiento, conocimiento, habilidades, calidad de vida, etc.

 Como modelo económico, la economía de la colaboración busca maximizar los recursos disponibles para las personas y fomenta la satisfacción de sus necesidades, empoderando al consumidor al entregarle mejores herramientas, información y libertad en la toma de decisiones. Lo mejor de todo es que para las nuevas generaciones -los nativos digitales-, se trata de un comportamiento natural, en donde la moneda de cambio no es tangible sino intrínseca: su reputación.

 CRECIMIENTO ECONÓMICO

 Los actuales desafíos a los que se enfrenta este modelo son su adaptación en las empresas, falta de legislación aplicable, inversionistas comprometidos y problemas de confianza. Sin embargo, la fuerza del movimiento indica que todas estas barreras se han comenzado a mover.

Por un lado, los patrones de empleo y propiedad en las empresas tienden a su modificación, en cuanto comprenden que no solo les ayuda a obtener un mayor acceso a más talento, sino que también les ofrece más recursos y un mejor equilibrio entre la vida personal y la satisfacción empresarial de sus colaboradores. Por otro lado, en muchos países se ha instalado la necesidad de comprender los beneficios para la vida que este sistema arrastra, para modificar las legislaciones que no protegen ni fomentan su aplicación. Desde el punto de vista de la poca inversión y desconfianza, los estudios demuestran que este tipo de negocios causa un efecto inverso y positivo, pues expanden los márgenes de confianza, gracias a los indicadores y calificaciones difíciles de alterar por encontrarse en la red.

 

Estas alternativas de servicios expanden los márgenes de confianza, porque existen indicadores y calificaciones difíciles de alterar.

 

El alcance de esta revolución depende de la humanización que contenga. Expertos han advertido que es importante reconocer el valor de la colaboración ante todo, y no disfrazar negocios tradicionales omicrocapitalismo con falsos colaboradores. La esencia está en el trabajo compartido, realizado conjuntamente con otras personas y para un beneficio recíproco.

No importa en qué etapa te encuentres. Si estás contemplando iniciar un negocio, eres un emprendedor o cumples un rol dentro de una empresa, tú también puedes sumarte a esta revolución, transformándote en una pieza clave dentro del ecosistema empresarial ¡Haz que suceda!


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

Emprender en pandemia
Emprender en pandemia

mayo 11, 2021 2 Tiempo de lectura

Todos sabemos que esta nueva vida en pandemia no ha sido fácil para nadie, partiendo por la administración de un país que nos deja con sensaciones de que los apoyos no son para todos.
Ver artículo completo
La sustentabilidad como forma de vida
La sustentabilidad como forma de vida

abril 19, 2021 1 Tiempo de lectura

Ser sustentable, es ser parte de ésta revolución en la que convergen las tecnologías digitales, físicas y biológicas. 
Ver artículo completo
Alianza Co4 - Centro de desarrollo de negocios de Concepción
Alianza Co4 - Centro de desarrollo de negocios de Concepción

abril 08, 2021 1 Tiempo de lectura

Es el momento preciso de cohesionar nuestras fuerzas y conocimientos en busca del desarrollo socioeconómico que necesita hoy, más que nunca, nuestra región
Ver artículo completo

Registrate